El futuro previsible de los equipos